USTED ESTá AQUÍ: AMICLOR El Cloro ¿Cómo se fabrica?
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
BUSCAR
JA slide show
 

¿Cómo se fabrica?

Se obtiene en el proceso de electrólisis de la sal. Juntamente con el cloro se obtiene también sosa cáustica (NaOH), e hidrógeno. La sosa cáustica es un álcali extremadamente importante para la industria química, que se utiliza para la producción de papel, aluminio, fibras textiles (rayón, fibrana), jabones y detergentes, procesamiento de alimentos, tratamiento de aguas, etc. El hidrógeno se utiliza en la hidrogenación de grasas, fabricación de vidrio plano, suavizantes, etc., o como combustible. Por cada 1,7 t de cloruro sódico se obtiene 1 t de cloro, 1,13 t de sosa cáustica y 315 m3 de hidrógeno.

b.4comosefabrica

¿En qué consiste la electrólisis?

El proceso de electrólisis consiste en aplicar una corriente eléctrica a una determinada sustancia iónica, lo que permite separar sus iones. La electrólisis se produce en una celda donde hay dos compartimentos o electrodos: el polo positivo (o ánodo) y el polo negativo (o cátodo), de forma que al aplicar la corriente, los iones positivos son atraídos hacia el polo de signo contrario, el cátodo, y los iones negativos son atraídos hacia el ánodo.

¿Cómo se produce el cloro?

El cloro se produce mediante la electrólisis de una disolución de cloruro de sodio (sal común).

¿Qué tipos de tecnología de electrólisis se aplican en la obtención de cloro?

Actualmente se aplican tres tipos diferentes de tecnología: Electrólisis con celda de amalgama de mercurio, electrólisis con celda de membrana y electrólisis con celda de diafragma. Las tres tecnologías coinciden en la industria del cloro, de modo que ninguna de ellas está en desuso por motivos técnicos, de seguridad, de salud o de medio ambiente. La tendencia actual es la de transformar las plantas que utilizan tecnología de mercurio a plantas con tecnología de membrana.

  1. Instalaciones con células de mercurio
    Estas células se fundamentan en la propiedad del sodio de formar con el mercurio (cátodo) una amalgama líquida, que se descompone con el agua en NaOH (disolución al 50%), H2 y Hg. El cloro se desprende en el ánodo.

    Desde el punto de vista ecológico, las electrólisis con cátodos de mercurio han estado acusadas de contribuir a la contaminación atmosférica y acuífera. Actualmente la técnica moderna ha puesto a punto ánodos dimensionalmente estables construidos de titanio, recubiertos de metales nobles, que proporcionan una economía en el consumo energético y permiten obtener un cloro más puro, sin contaminación de CO2 y otras materias orgánicas cloradas. Los efluentes (líquidos y gaseosos) son desmercurizados. Es muy importante mantener las emisiones de mercurio lo más bajas posibles para evitar toxicidad. En la actualidad, con las nuevas tecnologías se alcanzan estos objetivos.

    2) Instalaciones con células de diafragma
    En este tipo de célula, los compartimentos anódico y catódico están separados por una lámina porosa, denominada diafragma. El cloro se desprende en el ánodo, mientras que el hidrógeno y la solución alcalina de NaOH (10 al 12 %) se generan en el cátodo. Aunque dichas células consumen menos energía que las de mercurio, para obtener una solución de hidróxido sódico comercial (al 50 %) es necesario evaporar el agua y precipitar la sal residual, proceso muy costoso. Además, tienen el inconveniente ecológico-sanitario de utilizar amianto para la construcción de los diafragmas y de que la sosa cáustica obtenida no alcanza el grado de pureza necesaria para determinadas aplicaciones.

    3) Instalaciones con célula de membrana
    La membrana está fabricada a base de polímeros perfluorosulfónicos y es permeable sólo a los cationes (Na+, H+), impidiendo el paso a los aniones (Cl-, OH-). Se pueden obtener disoluciones de hidróxido sódico de concentración superior al 30 %. Dichas disoluciones son de elevada pureza y requiere un consumo de energía para evaporar el agua al objeto de alcanzar la concentración de 50 % en NaOH (calidad comercial).

    Las células de membrana tienen la ventaja sobre las de mercurio y diafragma de que no utiliza ningún material contaminante para la separación de los productos electrolíticos, siendo su consumo energético similar al de las de diafragma. Sin embargo, el coste que supondría el reemplazamiento de las células existentes de mercurio por las de membrana, no justificaría el cambio de tecnología, habida cuenta que los enormes progresos conseguidos en las de mercurio, hacen que las ventajas medioambientales de dicho cambio sean mínimos.

El Cloro es esencial para el desarrollo de la industria química

Interviene en el proceso de fabricación del 60% de los productos de química básica, que supone un valor para la economía española de más de 24.000 millones de euros anuales. El cloro también es usado como materia prima en otros importantes sectores: en la formulación del 90% de los productos fitosanitarios; en el 80% de los productos farmacéuticos y en el 40% de los plásticos.

La industria del cloro tiene un gran peso en la economía española. Las plantas de producción de cloro y sus derivados proporcionan empleo directo a 3.500 personas. En tanto que los puestos de trabajo generados por la actividad económica de la industria química española relacionada con el cloro se elevan a 137.000.

La capacidad total de producción de cloro en las nueve plantas que actualmente funcionan en España es de 828.000 toneladas anuales, lo que supone el 8% de la capacidad de los países de Europa occidental, que se sitúa en casi 10 millones de toneladas. Alemania, con un 35% de la capacidad conjunta es el mayor productor, seguido de Francia con un 15% e Italia, Reino Unido y Bélgica con aproximadamente un 8% de la capacidad total, cada uno.
 

Enlaces de Interés