USTED ESTá AQUÍ: AMICLOR El Cloro El Cloro y la Alimentación
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
BUSCAR
JA slide show
 

El Cloro y la Alimentación

La agricultura proporciona el 97 % de nuestros alimentos y la abundancia de los mismos depende de nuestra capacidad para garantizar el éxito de las cosechas. Hoy día, más de una tercera parte de las mismas es destruida por las enfermedades y depredadores, mientras la mitad de la población de nuestro planeta sufre malnutrición.

Se calcula que el 10 % de las cosechas de cereales es víctima de las malas hierbas, entre el 5 % y el 15%, de enfermedades y casi el 30 % es destruido por los insectos. Una nube de langostas, por ejemplo, es capaz de devorar en un sólo día hasta 100 000 toneladas de vegetales.

b8.elcloroylaalimentacin

El cloro es la base de numerosos productos fitosanitarios que permiten evitar la destrucción de las cosechas por las enfermedades criptogámicas, roedores y la invasión de malas hierbas. Es uno de los constituyentes de la nueva generación de protectores de cosechas que tienen las ventajas de ser selectivos, más fácilmente degradables y se utilizan en menores dosis. El 50 % de los productos fitosanitarios registrados contienen cloro (el 96 % en U.S.A.).

Gracias al cloro se pueden desinfectar los suelos utilizando fumigantes y nematócidas, luchar contra las enfermedades criptogámicas mediante fungicidas, proteger el crecimiento de las plantas mediante herbicidas selectivos y eliminar ciertos depredadores utilizando insecticidas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 50 % de los recursos alimentarios y agrícolas producidos cada año en el mundo es destruido, después de la cosecha, por agentes externos como los insectos, mohos y la acción de la intemperie.

b8.elcloroylaalimentacin2

En los países industrializados este destrozo sólo afecta al 2 % de los recursos, gracias a la utilización de embalajes adecuados y al empleo masivo de la conservación en frío (HCFC) en la cadena de distribución.

El cloro es utilizado en la obtención de materiales como el PVC y el policloruro de vinilideno que se utilizan como envases y filmes protectores, con unas excepcionales propiedades barrera (impiden el contacto con el oxígeno del aire evitando posibles fermentaciones y desarrollos bacterianos a la vez que permiten la evacuación del vapor de agua condensado evitando la formación de mohos). Además, el cloro se utiliza en la fabricación de espumas de poliuretano y agentes refrigerantes, ambos garantizan el almacenamiento y la conservación de los productos frescos y congelados.

 

Enlaces de Interés