USTED ESTá AQUÍ: AMICLOR El Cloro El Cloro y el Medio Ambiente
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
BUSCAR
JA slide show
 

El Cloro y el Medio Ambiente

La industria del cloro, igual que otras actividades, comporta ciertos riesgos. Por consiguiente ha tomado las medidas necesarias para reducir cualquier agresión al medio ambiente. La adhesión al "Compromiso de Progreso" (Responsible Care) de los principales productores de cloro Europeos, así como la proliferación de informes medioambientales es la mejor muestra de ello.

La industria del cloro está sometida a estrictas reglamentaciones y rigurosos controles de sus emisiones con objeto de garantizar actividades compatibles con la conservación del medio ambiente. La aplicación de estas disposiciones reglamentarias se verifica permanentemente. En muchos casos, los objetivos medioambientales que emanan de la aplicación de las políticas medioambientales de las empresas productoras de cloro, son mucho más estrictos que los límites que exige la propia administración.

Actualmente, el impacto sobre el medio ambiente de las unidades de producción de cloro es mínimo, cualquiera que sea el procedimiento de fabricación utilizado (células de mercurio, diafragma o membrana).

b9.elcloroyelmedioambiente En lo que respecta a las células de mercurio, la industria ha reducido en el curso de los últimos 15 años en más del 85 % la presencia de dicho elemento en sus efluentes. En Europa Occidental, en 1992, se estimaba que las unidades de cloro sólo contribuían en un pequeño porcentaje (< 1 %) del aporte total de mercurio al medio ambiente, resultante de fuentes naturales (los volcanes, lavado de rocas por los ríos, etc, producen entre 55.000 y 180.000 t/año de Hg) o de actividades humanas (la combustión del carbón, incineración de residuos, actividades mineras, etc, producen unas 20.000 t/año de Hg) (12) . En 1993, los productores europeos de cloro emitieron menos de 19 t de Hg (< 0,1 % de las emisiones industriales).

Los subproductos generados son recuperados como materia prima en otros procesos, y los residuos finales, minimizados mediante el uso de nuevas tecnologías, son adecuadamente gestionados.

La correcta utilización del cloro y de sus derivados, no sólo no es perjudicial para el medio ambiente, sino que existen productos elaborados con cloro que están destinados a su mejora y conservación, tal es el caso del cloruro férrico, utilizado en el tratamiento de depuración de aguas.

El blanqueo de la pasta de papel así como tratamientos blanqueadores y desengrasantes en la industria textil mediante la utilización de cloro elemental o derivados clorados, exigen un correcto control para limitar las emisiones de compuestos organohalogenados. Ello es técnicamente posible, y los resultados obtenidos mediante procesos mixtos, en los que se combina el uso de derivados clorados con otros agentes blanqueantes (por ejemplo el agua oxigenada), ofrecen las mejores prestaciones en calidad, precio y preservación del medio ambiente.

La fabricación de PVC se ha convertido en la aplicación más importante del cloro. El PVC es el plástico de mayor consumo en España y el segundo en el mundo. Presenta un análisis del ciclo de vida (ACV) muy favorable respecto a otros materiales, es reciclable, inocuo e inerte. Su dependencia del petróleo (recurso escaso) es la menor de todos los plásticos comerciales, pues éstos dependen en un 100 % del mismo y la molécula del PVC depende sólo en un 43 %, el resto procede de la sal común (recurso inagotable). Las formulaciones de PVC utilizadas en la fabricación de envases y embalajes alimentarios, así como de material sanitario, contienen aditivos regulados y aceptados por las autoridades sanitarias de todo el mundo.

Las emisiones de las plantas de PVC han disminuido de forma progresiva y las cantidades subsistentes no son tema de inquietud desde el punto de vista de la protección del hombre y del medio ambiente (31,32). Actualmente están en curso de realización proyectos de modernización de las instalaciones de producción de PVC que tienen como objetivo la total supresión de cualquier emisión orgánica a la atmósfera, mediante sistemas de recuperación, con el consiguiente aprovechamiento energético y material. Con este fin, los productores europeos firmaron un acuerdo voluntario (Marzo de 1995) por el que se comprometieron a reducir, aún más, dichas emisiones.

b9.elcloroyelmedioambiente2

Es importante señalar que el 50 % de los compuestos organohalogenados presentes en el Rin son de origen natural. La contaminación por dioxinas en el Rin, atribuida por ciertas organizaciones ecologistas a la fabricación del cloruro de vinilo monómero (VCM) necesario para la obtención del PVC, está actualmente a unos niveles comparables a los de los años 40, es decir, antes del desarrollo industrial del PVC.

Respecto a otros productos organoclorados, se están desarrollando, conjuntamente con las autoridades medioambientales y de industria, especificaciones técnicas que regulen las clases, tipos y aplicaciones posibles para diversos productos recuperados, por ejemplo disolventes procedentes de las tintorerías.

 

Enlaces de Interés